El 13 de abril no puede ser una fecha del pasado. El 13 de abril es una Era, un tiempo amplio y también profundo, que, diariamente, marca los calendarios y las agendas de la lucha. Si la Revolución ha de ser Permanente, cada una de sus fechas heroicas ha de ser bisagra de futuro...”
( Fernando Buen Abad. Nuestro 13 de abril de todos los días)

*Doctora María Arisela Medina
            Rectora Unerg

    
   Todo 11 tiene su 13 Han pasado 12 años, desde aquel acontecimiento histórico, cuando el pueblo venezolano asumiendo un rol protagónico retoma el hilo Constitucional del país, tras el Golpe de Estado perpetrado por actores de la oposición venezolana, quienes convocaron un día anterior una marcha multitudinaria, buscando la salida del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez.

    Los sucesos del 11 y 12 de abril de 2002, describen las pretensiones e irracionalidad de una derecha incoherente con el sentido histórico del país.

    Estos sucesos son el reflejo de los intereses de las elites más poderosas del país, que una vez más dieron la espalda al pueblo. En las páginas de la historia contemporánea de Venezuela está la figura de Pedro Carmona Estanga, representante del  sector empresarial, quien se auto juramentó como el nuevo presidente en el Palacio de Miraflores, argumentando que fue llamado por el alto mando militar involucrado en el Golpe, para cubrir el “vacío de poder”.

    Tras este episodio, Carmona Estanga, disuelve los poderes públicos legítimamente establecidos, incluyendo los gobiernos estadales y municipales; se desatan persecuciones a funcionarios del gobierno y a todos los afectos del presidente Chávez. Se generan allanamientos a sedes de los círculos bolivarianos, casas, ministerios y se dan detenciones arbitrarias en las calles de Caracas.

    El 12 de abril, la oposición al gobierno, atacan la embajada de Cuba,  destruyen vehículos y privan al personal diplomático cubano de luz eléctrica y agua, amenazándolos de no permitirles el acceso de alimentos y bebidas.

    El papel de los grandes medios de comunicación social devela  un plan de desfigurar la realidad mediante la mentira, la manipulación y el apoyo a la postura de los golpistas a través de la emisión de informaciones sesgadas y parcializadas. Omiten en todo momento la reacción popular, que pidió a gritos el regreso del Presidente Chávez. El canal del Estado Venezolana de Televisión (VTV) fue tomado y cerrado, silenciando cualquier expresión oficial.

    El 13 de abril, más allá del poder mediático y los hechos violentos de derrocar un mandatario, el deseo del poder popular se hizo sentir. El pueblo se manifestó, en combinación con un grupo de oficiales y tropas patriotas restablecen en la presidencia a Hugo Chávez y el sistema democrático venezolano.

    Desde la Universidad comprender estos hechos históricos de tiempo presente  es parte esencial del proceso revolucionario y permanente de interpretar con base el desarrollo de ideas y formas para la comunicación, obedientes a la voluntad democrática del pueblo en contra una oposición inconsciente. A 12 años de estos sucesos, el pueblo y nuestra Universidad, no olvida y expresa: Todo 11 tiene su 13.